Chalk paint - Pintura de tiza

La pintura efecto tiza o chalk paint es una pintura acrílica de acabado mate y de un tacto suave con un extraordinario poder cubriente en una sola mano. Es multisuperficie, por lo que puede usarse directamente sobre papel, cartón, madera, cristal, metal, escayola, marmolina, piedra, plástico,… ¿Cómo se aplica el chalk paint?

Filtrar
Tipos de manualidades
Marca
  • Los 24 productos son de BONAPINT KOMET
Filtro
Mostrando 1 - 20 de 24 productos
Mostrando 1 - 20 de 24 productos

Los colores son miscibles entre sí y no necesita imprimación previa de las superficies pudiéndose aplicar fácilmente con pincel, paletina o rodillo. Además se pueden conseguir acabados de decapado y diseños con plantillas de estarcido de forma sencilla. Es un producto no tóxico y muy fácil de limpiar con agua y jabón.

PASOS A SEGUIR

Es la pintura ideal para realizar trabajos de restauración de muebles y madera con acabados muy profesionales, tan solo hay que seguir estos pasos:

  • La superficie a tratar (madera con o sin pintar, melanina, barnizados, etc.) tiene que estar libre de polvo y grasa. No es necesario imprimar o lijar previamente, salvo que existan superficies astilladas que habrá que eliminar con una pasada de lija fina.
  • Se aplica la pintura de tiza directamente con pincel o paletina (si se trata de superficies amplias la ayuda de un rodillo facilitará el trabajo). En principio con una mano suele ser suficiente, pero si necesitamos dar otra, dejar secar entre mano y mano.
  • Para proteger la superficie decorada podemos aplicar cera para madera con una muñequilla de algodón y sacar brillo. Si queremos mantener el acabado mate de la pintura, en vez de cera, usaremos un barniz de las mismas características (mate).
  • Los acabados tipo vintage o envejecido se consiguen fácilmente: una vez que la pintura haya secado por completo (y antes de encerar) pasamos una lija muy fina o lana de acero de forma irregular por algunas zonas para retirar trazos de pintura y dejar a la vista el material original.
  • Si aplicamos dos capas de pintura cada una de un color y realizamos el paso anterior, lijando de forma irregular, conseguiremos un decapado de dos tonos imitando el desgaste que haya podido sufrir la madera, creando efectos decorativos que integrarán el mueble en cualquier ambiente.